2009/05/19

Canal 9 manipulación televisiva

Todo el mundo sabe que la televisión pública valenciana es un dispositivo publicitario puesto al sevicio del PP. En todos los informativos se reserva gran parte del tiempo para ensalzar la figura de Francisco Camps, censurando todo aquello que pueda dañar su imagen. Por eso, cuando saltó la noticia de la imputación del presidente en el caso Gürtel, ni tansiquiera se mencionó en los informativos. La noticia de la citación judicial del presidente -sin decir que está imputado- se dio en mitad del informativo vespertino, dentro de un bloque de noticias breves y antes de otro relacionado con la ley del aborto, y podemos resumir su contenido en: "Francisco Camps salió del tribunal, tranquilo y feliz, arropado por la Alcaldesa y el pueblo que lo adora". En Canal 24 horas de RTVV, ni siquiera dio la noticia.

El mismo canal ha ocultado que el director general de RTVV, Pedro García, figura entre las personas que supuestamente recibieron trajes de Milano y Forever Young pagados por las empresas de la trama corrupta, según la documentación que consta en el sumario de la Operación Gürtel. Pedro García es, además, amigo personal del Álvaro Pérez, El Bigotes, responsable de Orange Market, una de las empresas de la trama.

Los informativos centran el 99% de sus temas en: noticias amarillas, fútbol e información sobre el PP. Censuran actos y noticias. Todo son fiestas e inauguraciones. La imagen se antepone a la profesionalidad de los que allí trabajan: un gran grupo de rostros bonitos, que muchas veces no saben ni expresarse, dominan las pantallas para no trasmitir ningún contenido. Lo típico es entrevistar a gente que no aporta nada en absoluto al suceso, difundir conjeturas y recrearse en el morbo, la superficialidad, alargar el tiempo de la noticia forzadamente para terminar confundiendo al espectador.

Canal 9 es una televisión autonómica con una programación muy irregular, los programas culturales a penas existen y la manipulación es constante. La mayoría de contenidos se compran a otras cadenas, suelen contratar a presentadores de Tele Madrid o viejas glorias que no añaden nada al programa que supuestamente llevan. La escasa producción propia, pocas veces supera el mínimo de calidad.

Algunas de sus producciones pasarán a la historia, como por ejemplo la serie sobre Ausiás March que emitieron hace unos años: criticada hasta por miembros del PP pues no sólo se emitió en castellano si no que tenía innumerables errores históricos y meteduras de pata tantas que el mismo Ayuntamiento de Gandía ha presentado denuncia por el trato que recibió el Poeta.

Canal 9 fue creada como una Televisión Pública entre cuyos objetivos- y obligaciones pues así lo recoge el Estatut- era potenciar y difundir la lengua valenciana cosa que no se hace. El uso del valencianose se reduce a apenas el 5% de su programación.

La situación financiera de la televisión valenciana, que nunca ha generado ingresos suficientes para cubrir ni el 25% de su presupuesto ni, por tanto, para devolver su deuda, se puso de manifiesto hace dos años, cuando vencía el primer préstamo, de 50 millones de euros, y el ente optó por renovar la operación en lugar de pagar el capital. Esta misma situación se dio al año siguiente. El Gobierno autonómico actuaba como avalista de las operaciones de crédito acumuladas por RTVV por 1.140 millones de euros. En concreto, en 2009, Canal 9 debía hacer frente a la amortización de 32,5 millones de euros de dos préstamos otorgados por DGZ. Será la Generalitat Valenciana quien se hará cargo de estos vencimientos. De igual modo, el Gobierno autonómico pagará los intereses de ese ejercicio por el resto de la deuda. En los presupuestos no aparecen, como era tradicional en los últimos años, los gastos financieros, que el año pasado, por ejemplo, ascendían a 44 millones de eruos.

En resumidas cuentas, Canal 9 es como una tele en prácticas, sensacionalista, manipuladora, aficionada al dolor y la barbarie y sin ningún interés por la cultura, el debate o la educación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada